Los métodos de producción y las variedades difieren mucho según la región donde se produzca, pero el proceso siempre consta de cuatro pasos básicos: marchitamiento, enrollado, fermentación y desecación.

Te negro aromatizado